LA ALIANZA CON CRISTO EN EL ECYD

1. El corazón del ECYD es la alianza.
Alianza significa un pacto entre amigos. Una promesa de amistad que tú le haces a Cristo y por increíble que parezca, que Cristo te hace a ti también.
Esta alianza es el corazón del ECYD. Por esta alianza en el ECYD hacemos lo que hacemos, vivimos como vivimos, somos quienes somos. La alianza nos define y al mismo tiempo nos sostiene.

2. La alianza parte de una invitación de Cristo.
El primer interesado en esta alianza, es Cristo. Como lo hizo con el joven rico, te mira con amor y te invita a seguirle, a ser su amigo. Hacer la alianza con Cristo en el ECYD es una respuesta a esta invitación.

3. Esta invitación requiere una respuesta libre y personal.
No es una respuesta masiva, ni tampoco una respuesta por inercia. No es que la alianza se haga en grupo. La alianza se hace al escuchar en tu corazón, en lo profundo, una invitación de Cristo que te dice: ¿Quieres ser mi amigo?
Es cada uno quien responde: “quiero”. Nadie puede decirlo por ti.

4. Es una invitación a ser su amigo y apóstol, para que sea Él quien reine en los corazones de los adolescentes y del mundo.
Con la alianza, recibes la amistad de quien nunca va a fallarte, de quien siempre te escucha, quien quiere tu bien y conoce tu verdad.
Al mismo tiempo, te comprometes a vivir como un amigo y apóstol de Jesucristo: A permitir que sea Él quien te ayude a tomar decisiones, que sea Él tu criterio, tu ejemplo y tu modelo, que se vuelva el número uno en tu vida, y ayudar a que sea también el número uno en la vida de muchos de los que te rodean, de muchos de los que conoces, de todos!

5. La alianza te lleva a una forma concreta de vivir tu vida cristiana.
Desde tu bautizo, Cristo está esperando ser tu amigo. La alianza con Cristo en el ECYD es una manera de vivir aquello que Cristo pensó para ti desde siempre y optar con conciencia por aquello que comenzó en tu bautizo.
Por eso, la alianza con Cristo no es de algunos momentos. La alianza se vuelve una forma de vivir, en un camino para el cielo. Siempre y en todas partes, eres ECYD.

6. Dios ha querido unirnos a todos los miembros del ECYD mediante esta alianza: en muchos países, en muchas realidades, y al mismo tiempo, de la misma manera: un estilo de vida que nos caracteriza, una manera de ser que nos identifica, un sello cuando hacemos apostolado, cuando rezamos, cuando estamos con nuestro equipo, al buscar formarnos mejor…
El ECYD es un camino de encuentros, convicciones y decisiones que compartimos. Esto nos une profundamente.Todos los que hemos hecho esta alianza, estamos unidos de manera especial, es una alianza entre nosotros y con Cristo que nos da una identidad: somos ECYD

7. El símbolo que representa esta alianza es la Cruz del ECYD.
La cruz del ECYD expresa la alianza que hemos hecho entre nosotros y con Cristo.
Es abierta desde la tierra hasta el cielo y desde el centro hacia los lados para simbolizar la apertura del hombre a Dios y el deseo de hacer llegar a todos los hombres su amor. Una cadena rodea el centro como símbolo de la unión y la alianza con Cristo y con cada uno de los miembros del ECYD.

OTROS MÓDULOS DISPONIBLES


“Vivir el ECYD es hacer la experiencia de un carisma que se encarna en un estilo de vida y misión.
Es la alegría que brota en el adolescente al descubrirse amado y llamado por Jesucristo;
es la iniciativa y creatividad que se enciende en él al saberse en medio de una gran misión de cara a la eternidad;
es lo que pasa en su interior cuando entiende que puede vivir un cristianismo auténtico y atractivo, dejando así una profunda huella en el mundo de hoy;
es la fortaleza que le da ser parte de un grupo de amigos con los que comparte los mismos ideales y sobre todo su fe.”

 

– EPÍLOGO DE LOS ESTATUTOS DEL ECYD –