LA HISTORIA DEL ECYD

En 1960 Dios pone el ECYD (Educación, Cultura y Deporte) en el corazón de un grupo de adolescentes mexicanos, quienes escucharon la invitación de Dios a una misión muy grande: hacer que Cristo reinara en su corazón y en el de quienes les rodeaban. Al igual que en el Regnum Christi, en 1970 estos adolescentes expresan su compromiso con Cristo en las primeras incorporaciones al ECYD.

Este deseo de vivir una vida auténtica y un testimonio de entrega comenzaron a contagiar a más y más jóvenes. De hecho, empezaron a difundirse no solamente alrededor del pais pero alrededor del mundo!

Entre 1972 y 1973, ya había adolescentes del ECYD en Italia, España y México y un poco después, también en Estados Unidos. A finales de 1980 habían más de 3,000 adolescentes en el ECYD que respondían a la invitación de Cristo a ser sus apóstoles. Al ser tantos, surgió la necesidad de escribir y plasmar el espíritu que habían estado viviendo y darse una estructura para poder organizar sus grupos y actividades.

Es en 1983 cuando se escriben los primeros estatutos del ECYD en los cuales se define la naturaleza, las directrices espirituales y la organización a nivel general y a nivel de cada club que ya vivía la vida del ECYD. El ECYD quería ser un complemento para los colegios y las familias, dirigido por el Regnum Christi y al mismo tiempo ser un apoyo para los obispos y párrocos. Estos estatutos ponían un énfasis especial en la alianza que los adolescentes hacían con Cristo y en el testimonio de vida como apóstoles a raíz de esta alianza.

Para el año 2000, ya eran decenas de miles de miembros de muchas nacionalidades. Es en ese año cuando Catholic Youth World Network (CYWN) nace para ayudarles y agruparles en una red internacional de clubes, de manera que el ECYD pudiera llegar a más lugares.

Los adolescentes del 2000 ya no eran los mismos que los de 1960, por lo que, en el 2008, una comisión de miembros del Regnum Christi propone una nueva perspectiva de acompañar al adolescente por parte de los formadores del ECYD para entenderles y acompañarles mejor. Es así como el significado de ECYD cambia a Encuentros, Convicciones y Decisiones para reflejar mejor el dinamismo formativo del ECYD.

En 2015, como fruto de la escucha de la historia, comienza un proceso en el que tomando en cuenta todos los documentos y las experiencias anteriores, junto con las aportaciones de los territorios, se redacta una nueva versión de los estatutos del ECYD. Al inicio de 2016, una nueva versión de los estatutos del ECYD fue aprobada. Estos Estatutos describen cómo los adolescentes viven la alianza con Cristo en el ECYD, su espíritu y organización, estilo de vida… Al final, describiendo y definiendo al ECYD como el carisma del Regnum Christi vivido por los adolescentes.


“Vivir el ECYD es hacer la experiencia de un carisma que se encarna en un estilo de vida y misión.
Es la alegría que brota en el adolescente al descubrirse amado y llamado por Jesucristo;
es la iniciativa y creatividad que se enciende en él al saberse en medio de una gran misión de cara a la eternidad;
es lo que pasa en su interior cuando entiende que puede vivir un cristianismo auténtico y atractivo, dejando así una profunda huella en el mundo de hoy;
es la fortaleza que le da ser parte de un grupo de amigos con los que comparte los mismos ideales y sobre todo su fe.”

 

– EPÍLOGO DE LOS ESTATUTOS DEL ECYD –